La instalación de cubiertas vegetales se ha convertido en una de las prácticas más habituales en materia de edificación eficiente. En un tiempo en el que todas las técnicas constructivas giran en torno a una mayor sostenibilidad, estos elementos se han desmarcado como grandes aliados del medio ambiente.

casamar1

Son varias las ventajas que nos pueden aportar las cubiertas vegetales a un inmueble. Aquí te las contamos:

  1. Mayor aislamiento térmico: Según diversos estudios, se ha demostrado que este sistema es un excelente aislante tanto en invierno como en verano. Una cubierta plana tradicional puede llegar a acumular hasta 21 grados más que aquellas que cuenten con un sistema de cubierta vegetal. El motivo reside en que la tierra actúa como un perfecto amortiguador de temperatura, impidiendo que tanto frío como calor traspasen en gran medida la envolvente del edificio. Todo ello recae en un menor gasto de los habitantes en materia de climatización.

2. Mayor aislamiento acústico: Las cubiertas vegetales resultan muy útiles no sólo como aislantes térmicos, sino también como elementos para combatir el ruido exterior. De igual manera que la tierra actuaba como barrera ante las condiciones climáticas, también hace lo propio con el sonido. Con un grosor adecuado es suficiente para impedir que cualquier elemento acústico externo a nuestra vivienda penetre en la misma.

3. Aumentan el valor de la vivienda: El hecho de que las cubiertas vegetales cuenten con un alto valor biológico repercute positivamente en valor económico de la vivienda. Un inmueble sostenible es más caro que otro que no lo es por las ventajas referidas al ahorro energético.

Fuente: http://www.cosasdearquitectos.com/2016/06/cubiertas-vegetales/